Esclavo Corporativo V2-20

Fui a Rezar

—¡Llegué!

Un color de cabello rosa chicle mezclado con naranja, que rara vez Seiichirou había visto en su mundo original.

Ahí estaba East, el subdirector del Departamento de Magia del Palacio, con sus ojos somnolientos color peridoto, sonriendo a Seiichirou. No estaba como siempre en su laboratorio, oculto detrás de su pila de libros…

Seiichirou lo notaba extrañamente genial porque era la primera vez que lo veía bajo la luz del sol, además de en la expedición.

Seiichirou estaba impresionado, ya que no salía a menos que fuera por trabajo, pero ahora estaba allí.

—¿Por qué viniste?

—¿Eh? Condo vino ayer a revisar varios documentos, así que creí que iríamos a ver el Ídolo Sagrado.

Ciertamente, Seiichirou visitó de repente el Departamento de Magia sin cita previa ayer y estuvo buscando materiales durante mucho tiempo.

Pero de ninguna manera creyó que East tuviera tan buena intuición y se prestara a entrar en acción en lo concerniente a cumplir sus propios deseos.

Sin embargo, lamentarse no arreglaba la situación, y no debía permitir que este mago descarriado se destrampe.

—¿Quién es esta persona?

—¿Un invitado?

Los niños pequeños se reunieron cuando vieron a Seiichirou y su compañero dando vueltas frente al orfanato. Los niños mayores quisieron prevenirlos, pero cuando notaron la ropa de East, descifraron que era de alto rango y los observaron desde lejos.

—¡Oh… Cuidado! ¡Esa persona es un mago del castillo…!

Celio se apresuró rápidamente para asegurarse que los niños del orfanato no fueran groseros con East y lo enojaran, pero Seiichirou estaba más preocupado por lo que East les haría a los niños.

Sin embargo, sorprendentemente, East se sentó frente a los niños y les preguntó.

—¿Han hecho sus oraciones hoy?

—No, todavía no.

—Hoy hay visitantes, así que iremos más tarde.

—¿En serio~?. Entonces, ¿puedo ir con ustedes?

Habló en el mismo tono que los niño…… No, era su tono habitual, y además inclinó la cabeza, los niños percibieron la cercanía de su edad mental con ellos y se rieron despreocupadamente.

—¿Quieres orar? ¡Bien!

—¿Señor East, cómo va a orar?… ¡Señor East!

—Señor Seiichirou, esa persona es…

Siegwold respondió a la voz de Seiichirou antes que East.

No era de extrañar que el sacerdote Siegwold y East, el ayudante del Departamento de Magia, se conocieran. Al menos debían haber estado ambos en el lugar donde se convocó a Yua y Seiichirou.

—Oh supongo que ya lo sabe… El señor East, Subdirector del Departamento de Magia del Palacio.

—Señor East, bienvenido al Templo de Abraan.

East observó durante un momento a Siegwold con la mano estirada frente a él, luego asintió y estrechó la mano como si lo recordara. Seichiirou recordó las dificultades que tenía con él el Director del Departamento de Magia.

—Sobre lo que dijo antes…

—Van a rezar, ¿verdad? Yo iré con ustedes.

East lo afirmó como si fuera una decisión tomada. Poseía el título de Subdirector del Departamento de Magia, después de todo. Siegwold miró a Seiichirou como pidiendo ayuda, pero él decidió fingir que no se daba cuenta.

El propósito del East… era predeciblemente verificar que la “oración” suministraba de poder mágico al Ídolo Sagrado.

—Oh, ¿van a orar? Entonces yo también iré.

—!?

Yua, que parecía haber escuchado la conversación, levantó la mano, pero Seiichirou se sobresaltó.

«¡Espera! Si la “oración” es para suministrar poder mágico al Ídolo Sagrado»

A juzgar por la reacción de Yua, ya había participado en esas oraciones de forma cotidiana.

«Aunque la purificación es la máxima prioridad de la Santa, ¿¡también extraen su poder mágico!?»

La [purificación del Miasma] de la Santa debería tener la máxima prioridad, y en el palacio deberían haberla cuidado para que no utilizara su poder mágico excepto para el entrenamiento.

No había problema si se trataba de un poco de magia curativa, pero Seiichirou no conocía si suministrar poder mágico al Ídolo Sagrado tenía un límite. Si podía absorberse sin cesar, podría haber afectado la purificación.

Yua había tratado de usar magia curativa cuando Seiichirou dijo que estaba enfermo, y probablemente había estado orando con los huérfanos para colaborar en el orfanato, pero eso no debía haber sido informado al palacio.

De hecho, la expresión de Julius cambió al oírla.

—Tu… ¿participabas a menudo en las oraciones?

—¿Eh? Sí. Cuando ayudo en el orfanato…

Las elegantes cejas de Julius se fruncieron.

—Shiraishi-san.

Era la primera vez que Julius ponía esa cara frente a ella, así que Yua estaba confundida. Cuando Seiichirou la llamó, se dio la vuelta apresuradamente.

—Guiaré al señor East al sitio de oraciones, así que Shiraishi-san por favor muéstrale a Lord Juli los alrededores.

—Eh… oh sí…

Cuando miró a Julius, sus ojos se encontraron y ella desvió la vista.

—Oh, por favor muéstrame más.

—S-sí.

Cuando Julius sonrió como de costumbre, Yua asintió con una sonrisa, aunque todavía estaba confundida.

—Bueno, vámonos, Padre Siegwold.

—¿Adónde vamos..?

Parecía que Siegwold no siguió el ritmo de la conversación.

—¿No se decidió que iríamos con el Ídolo Sagrado?

—¡¿Cómo?! No, es un lugar de oración, así que necesitan el permiso de un sacerdote para entrar.

—¿De verdad?

Al parecer, era de libre acceso durante las ceremonias, pero normalmente solo podían visitarlo los funcionarios de la iglesia.

—Si es así, ¿podemos preguntarle?

—Es tan repentino…

—No, a mí no me afecta, pero East vino solo sin anunciarse para ese propósito. ¿No sabe qué significa eso…?

East era el subdirector del Departamento de Magia.

Aunque tenía el mismo rango que Seiichirou, la posición del Departamento de Magia era superior que la del Departamento de Contabilidad.

El subdirector llegaba sin anunciar y pedía participar en la oración.

Lo que significaba…

—Él no es la clase de persona que escucha cuando se le dice que no puede hacer algo. Realmente no sé qué va a hacer, así que por favor ¿podemos ir rápidamente? No tardaremos mucho tiempo.

—¡Me iré pronto!

Así, East y los demás obtuvieron el permiso del sacerdote para ir a la sala de oración con los niños del orfanato, Siegwold y Cipriano que fueron a supervisar.

Además de Seiichirou y Sigma. Sigma no iba por ninguna razón especial. Simplemente los acompañó porque solo conocía a Seiichirou.

Sin embargo, ya que era un artesano en formación, observó con interés la decoración del interior de la iglesia.

—Señor Condo, lamento la demora en corregir el informe de ingresos y egresos. Creo que puedo entregárselo mañana.

Cipriano, que también está a cargo de la contabilidad de la iglesia, entrecerró los ojos y gritó en disculpa.

—No, está bien. Entonces mañana, lo entiendo. Lamento haber ocupado más de su tiempo a pesar de que estaba ocupado.

Si todo iba bien, Seiichirou se despediría de esta iglesia al día siguiente.

Para que sucediera, tendría que terminar muchas más cosas hoy.

Seiichirou volvió a estabilizar sus piernas tambaleantes debido a la falta de sueño.

La sala de oración era sorprendentemente sencilla.

Era una habitación de aproximadamente 12 tatamis con adoquines, cubiertos por una alfombra blanca .

Una parte del techo tenía vitrales y la luz que los atravesaba coloreaba la alfombra.

Había un soporte parecido a un altar frente a la puerta, y encima había un objeto parecido a una joya rodeado por un marco de metal delicadamente decorado.

No había duda de que ese era el Ídolo Sagrado.

Porque la condición física de Seiichirou empeoró.

—Es tan hermosa como siempre…

Sin darse cuenta de la complexión de Seiichirou, Siegwold suspiró extasiado a su lado.

—Cuando era pequeño, no podía controlar mi poder mágico, y pensé que era el hijo de un demonio.

En ese momento, lo llevaron a la iglesia y y cuando le oró al Dios Abraan en la sala de oración, se calmó y prometió servir a Dios por el resto de su vida.

«Eso se debió a que el exceso de su poder mágico fue absorbido…»

Por supuesto, también podía haber tenido problemas mentales.

Finalmente, los estallidos de poder mágico habían desaparecido, y con la ayuda del Dios, Siegwold fue capaz de controlar su poder mágico. O más bien, según su historia, ¿Siegwold pensaba que el Ídolo Sagrado era solo un objeto de adoración?

«¿A pesar de ser un sacerdote?» pensó Seiichirou, pero considerando la personalidad de Siegwold, con quien había pasado el último mes, era posible.

No era un hombre que tolerara la “malversación de donaciones” ni la “extracción de poder mágico de los creyentes”.

Seiichirou, que estaba pensando en eso, estaba con la guardia baja.

No, estaba debilitado por la falta de sueño y el “poder mágico” que llenaba la habitación.

—¡¡Nii-chan, cuidado!!

Seiichirou no notó la masa de poder mágico que venía hacia él, hasta que escuchó la voz de Sigma.


Anterior « Índice » Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s