Esclavo Corporativo V2-19

Miles de Creyentes

Seiichirou descubrió tres cosas al revisar los documentos en la sección de contabilidad y los materiales en el Departamento de Magia.

Uno, el poder mágico de las oraciones de la gente se almacenaba en el Ídolo Sagrado de la iglesia.

Dos, el poder mágico se utilizaba para mantener la barrera de defensa de la capital.

Tres, el reino proporcionaba apoyo monetario a la iglesia, además de la cantidad de poder mágico proporcionado.

No era de extrañar que la iglesia tuviera mucho capital a pesar de ser una religión estatal. Parecía que una parte de este poder mágico también se utilizó para Invocar a la Santa.

Sin embargo, no existía un valor específico para este “uso de poder mágico”.

En los documentos del departamento de contabilidad se mezclaban los “gastos de defensa” con “apoyo para la iglesia”, y los documentos del departamento de magia solo lo describían brevemente.

Ya que se reconocía como un recurso energético y generaba dinero, requería información detallada.

—Señor Seiichirou, no parece sentirse bien. ¿Está bien?

El día después de revisar documentos casi toda la noche, cuando Seiichirou llegó a la iglesia, Siegwold se acercó a él.

—Estoy bien.

Los ojos de Seiichirou eran más oscuros de lo habitual y su tez era pálida.

Además, tal vez porque su mente estaba enfocada en sus pensamientos, sus ojos normalmente indiferentes, parecían mirar a algún lugar lejano y ocasionalmente murmuraba algo. Definitivamente no parecía estar bien.

—Pero su complexión luce…

—¡Ah, señor Siegwold! ¡Y Kondou-san, buenos días!

Siegwold trató de darle un sermón, pero antes de eso, la alegre voz de Yua lo interrumpió.

Cuando Seiichirou giró la mirada, Julius, que vestía con ropa sencilla y llevaba un turbante alrededor de la cabeza, caminaba feliz detrás de su amada. ¿Pretendía eso ser un disfraz?

Había varias figuras parecidas a caballeros vestidos de civil alrededor, por lo que parecía que llevaba escolta.

—Santa… y Su Alteza…

—No tiene que ser tan formal. Cuando estoy vestido así, puede llamarme simplemente Juli.

Julius respondió de buen humor a Siegwold, quien pareció estar confundido.

—¡Kondou-san! ¡Lord Juli apoyará la escuela! Parece que tuvo la misma idea, ¡así que hoy vino a visitar el orfanato de incógnito!

Como era de esperar, un hombre enamorado actuaba rápidamente.

—Condo, oye…

Mientras los miraba con ojos cálidos, Julius sujetó a Seiichirou por el cuello y lo arrastró a un lado.

—¿Qué pasa… Su alte… Lord Juli?

—Tu idea fue buena, pero ¿por qué Yua actúa así hacia Siegwold?

Lo susurró , y cuando miró hacia atrás en secreto, Yua, cuyas mejillas estaban teñidas de rosa, hablaba felizmente con Siegwold, mirándolo con ojos brillantes.

Seiichirou se había preguntado si a Yua le gustaba Aresh, pero ¿era tan fácil para las chicas de instituto cambiar de interés amoroso?

—Pensé que le gustaba Aresh, pero ¿también le gusta alguien tan serio y aburrido como Siegwold?

Le sorprendieron las palabras de Julius.

—No lo sé. ¿Por qué no lo comprueba usted mismo?

—¡Has visto a Yua y Siegwold juntos muchas veces!

Incluso si le decía eso, la mente de Seiichirou estaba ocupada casi exclusivamente por el trabajo, así que no le importaban esos asuntos amorosos.

Bueno, Siegwold era ciertamente bien parecido, alto y tenía un buen físico. ¿No era un poco parecido a Aresh, entonces?

—¿Le gusta su aspecto, tal vez?

Comparado con eso, Julius era más bien delgado, y con su estatura moderada aplicaba más a ser “hermoso” que “genial”.

Aunque sus ojos azules y cabello plateado eran más llamativos que el Aresh de cabello negro y y Siegwold de cabello castaño.

—Sobre el color de cabello… El cabello negro y el cabello castaño son comunes en mi mundo, así que creo que ella se siente más a gusto que con el cabello plateado y ojos azules de Su Alteza.

—¡Los ojos azules son prueba del linaje de la realeza!

Ah, ahora que lo decía, el rey actual y Norbert tenían ojos del mismo color.

—Bueno, pero ella no está muy acostumbrada a ellos…

—¡Ambos tienen ojos purpura, lo cual es raro incluso en este país!

«¿En serio?»

Ahora que lo pensaba, era posible que no hubiera visto ojos purpura aparte de ellos dos.

—Lord Juli, ¿no va al orfanato?

—¡Voy ahora!

Siegwold corrió hacia Seiichirou en cuanto Julius lanzó a Seiichirou hacia un lado, en su prisa por ir con su amada.

—¿Está bien?

—Oh sí…

Vistos de cerca, los ojos purpura-amatista de Siegwold eran sin duda del mismo color que Aresh.

« Por eso dos personas que se parecen podrían ser hermanos sin saberlo»

—…No puede ser, ¿o sí?

—¿Qué? Entonces se siente…

Siegwold miró a Seiichirou que estaba hablando solo, pero luego negó con la cabeza en respuesta.

—¡Condo! ¡Ven a orientanos y explicar!

—Sí Sí.

El patrocinador al que esperaba había ido a visitar. Seiichirou se dirigió a donde lo llamaron, ya que sería más rápido explicarlo en el sitio.

Parecía que Celio estaba a cargo del orfanato hoy, y aunque estaba temporalmente alerta sobre el hombre que apareció con Yua de repente, pareció convencerse al ver a Siegwold y Seiichirou.

Pero más acuciante, había una persona, cuya presencia resultaba sorprendente para Seiichirou en el orfanato.

—¡Sigma-kun!

—Ah, Nii-chan … me alegro de que estés aquí…

En la entrada del orfanato, un niño familiar con un sombrero sucio andaba deambulando, y cuando Seiichirou lo llamó, exhaló como si se sintiera aliviado.

Mientras las escoltas de Julius y Yua se ponían alerta, Seiichirou salió para proteger a Sigma.

—¿Qué pasa? ¿Por qué estás aquí…?

—Ah… le hablé de la escuela privada a mi mamá, y me dijo que consiguiera un puesto de inmediato, antes de que los aristócratas cambiaran de opinión…

Respondió rápidamente, como si estuviera asustado, no con su actitud descarada habitual, pero tal vez porque estaban Julius y otros que parecían tener un alto rango.

Sin embargo, Seiichirou había imaginado a una madre enferma y frágil, pero las madre de la ciudad eran decididas. Aunque Seiichirou no era un aristócrata.

—Bueno, viniste en el momento ideal. Será más fácil explicarle al patrocinador si tanto los niños del orfanato como los niños de la ciudad están en el sitio.

—¿Patro… señor?

—Es un inversionista. Es ese hombre con el turbante. Yo no soy un aristócrata, pero ten cuidado porque él sí tiene un rango muy alto.

Cuando se lo susurró en secreto, la espalda de Sigma se enderezó como con una regla.

—Tú… ¿qué tipo de relación tienes con ese niño?

Celio, que había estado explicando respetuosamente sobre el orfanato a Julius hasta hace un momento, se le acercó como si lo hubieran liberado.

—¿Qué…?

¿Sería apto decir que eran un vendedor ambulante y su cliente? Pero eran más que eso.

—Sigma es un niño que he reclutado porque es muy inteligente y prometedor.

Era muy inteligente, ambicioso y diestro, por lo que debería tener un futuro prometedor. Cuando Yua mencionó una escuela, Sigma fue el primero que apareció en la mente de Seiichirou. Más bien, pensó que podría crear ese sistema específicamente para él.

Y debía haber más niños como él. Por eso le dijo a Kamil que era un negocio con enormes ganancias, incluso si equivalía a tomar dinero del tesoro nacional.

—Reclutar… ¿dónde…?

—En un tenderete callejero en el centro.

Le explicó a Celio que cuando lo conoció estaba haciendo herramientas originales por ensayo y error para poder hacer cuentas fácilmente, y que su creatividad y capacidad de acción eran impresionantes. Pero parecía que Celio no reaccionaba. Era imposible saber si lo había escuchado.

—¿Celio?

—¡!

Cuando Siegwold lo llamó y vio que Celio temblaba, solo suspiró.

—Por eso te lo dije, Celio. El Apóstol… Seiichirou es esa clase de persona. No te dejes llevar por las palabras y los prejuicios de los que te rodean. Observa y piensa por ti mismo.

Celio, que estaba visiblemente atascado con las palabras, fue dejado a un lado, y Seiichirou intentó ingresar al orfanato con Sigma nuevamente, y nuevamente, se quedó inmóvil por la aparición de otra persona inesperada.


Anterior « Índice » Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s