Moneda de la Suerte 26

Temprano por la mañana, cuando la familia aún dormía, Chu Yi se levantó, tomó su monedero y salió.

Su monedero era una bolsita con un poco de dinero que había ahorrado, pero debido a que era común que su madre le cogiera dinero y sus gastos corrientes, era realmente poco dinero.

Sacó todo el dinero en el pasillo y lo contó; eran menos de treinta yuanes[1], que era suficiente para él, porque nunca había gastado mucho.

Pero como quería cortarse el pelo, no sabía si era suficiente.

Después de todo, en toda su vida, nunca había ido a la peluquería.

Cuando era pequeño, su papá usaba directamente la rasuradora para raparlo. Cuando entró en la escuela, ya no le afeitaba la cabeza, sino que simplemente cortaba con las tijeras alrededor de su cabeza. Después del tercer grado, cuando su papá comenzó a trabajar como chófer en una empresa, estaba muy ocupado para hacerlo. Y a nadie más le importaba su cabello. Su abuela y su madre tenían el cabello largo y el abuelo era calvo, así que nunca supo que debía ir a la peluquería.

Desde ese momento hasta ahora, Chu Yi se cortaba solo el cabello frente al espejo, sin un estilo determinado ni nada. La norma era que no le tapara los ojos ni le picara en el cuello. De todas formas, nadie se fijaba en él.

«Yo te veo todos los días» había dicho Yan Hang.

Chu Y, suspiró y lamentó no haberse cortado el pelo antes. Yan Hang ni siquiera vio cómo lucía después del corte de pelo.

Pero no importaba, planeaba tomar algunas selfies y conservarlas para cuando tuviera oportunidad de mostrárselas a Yan Hang en el futuro.

«…¿Hay alguna oportunidad?»

Mientras caminaba por la calle, Chu Yi se preguntó qué tipo de corte de pelo quería hacerse. Yan Hang había dicho que si era demasiado corto, ya no tenía arreglo.

Así que se lo dejaría un poco largo.

De hecho, no tenía ni idea de peinados, sin importar cuán largos o cortos fueran.

Pero después de estar un rato frente a dos peluquerías, descubrió que igual que con los estilos, no tenía concepto de los precios.

[¡Corte por 68 yuanes!]

[¡Oferta de 48 yuanes!]

«¡Que robo!»

«¿Utilizan tijeras de oro puro?»

«¿Me convertiré en inmortal?»

Aunque inicialmente pensó que solo había peluquerías en las plazas comerciales y calles más concurridas, finalmente encontró una peluquería corriente en una calle lateral más remota.

A primera vista, no debía tener ningún peluquero que hubiera regresado de Hong Kong, ni el establecimiento tenía nombres como Tony o Kevin.

[25 yuanes.]

En comparación con los 48 y 68 anteriores, ese precio de 25 era agradable a los ojos.

«Sí, aquí es

—¿Lavado o corte de pelo? —le preguntó una joven.

—… Corte —respondió Chu Yi.

—Entonces hay que lavarlo primero —dijo la joven.

Chu Yi se sintió un poco confundido. Entonces, ¿para qué le preguntaba?

La joven era muy callada, no dijo una palabra mientras le lavaba el cabello. Le movió la cabeza en una dirección y otra y solo le hizo tres preguntas.

—¿Es demasiado brusco?

Chu Yi no la escuchó con claridad, así que no respondió.

—¿El agua está muy caliente?

Chu Yi siguió sin escucharla claramente.

—¿Sigo masajeando?

Probablemente porque era la primera vez en su vida que entraba a una peluquería, Chu Yi estaba muy nervioso y no logró escucharla.

Finalmente, cuando la joven lo mandó con el peluquero, Chu Yi comprendió lo que le había preguntado, pero ya era tarde para responder.

El estilista se llamaba A Chao.

A Chao tampoco dijo una palabra, agarró las tijeras, le sujetó el cabello y empezó a cortar.

Chu Yi sintió que los ojos casi se le salían de las órbitas, del susto, así que rápidamente dijo: —No demasiado… corto.

—Mm. —A Chao lo miró en el espejo y continuó moviendo las tijeras con total indiferencia.

Chu Yi no volvió a hablar.

… Se preguntaba si Yan Hang le hubiera diseñado un estilo si estuviera allí.

Yan Hang podía ayudarlo a elegir un estilo bonito.

El propio estilo de Yan Hang era muy atractivo, igual que su ropa. Aunque básicamente era ropa deportiva y casual súper informal, Yan Hang podía vestirse muy bien. También usaba perfume. Era muy fragante y hermoso.

Chu Yi quiso reírse, inexplicablemente, pero después de un momento no pudo reír.

Sintió una opresión en el pecho.

Yan Hang se había ido.

Todas sus diversas ensoñaciones sobre pasar las vacaciones de verano con Yan Hang habían sido en vano.

Había pensado que incluso si Yan Hang se iba, lo haría después de las vacaciones de verano.

Chu Yi miró fijamente el par de tijeras en el espejo.

—Listo. —A Chao hizo un corte, le empujó la cabeza, hizo un corte final y sopló, luego le retiró la tela que le había colocado alrededor del cuello.

Chu Yi se levantó rápidamente y se miró la cabeza en el espejo.

Muy atractivo.

No era muy corto, el flequillo le llegaba a la frente. Lucía muy enérgico y era mucho mejor que su corte de mordido por el perro que solía hacerse, y tampoco era como la cabeza de hongo que no soportaba mirar. De los diez chicos de la escuela vocacional, nueve lucían corte de hongo, y Chu Yi se sentía incómodo cada vez que los veía.

Anotó el nombre de A Chao mentalmente y planeó volver a buscarlo la próxima vez.

Cuando salió de la peluquería, el viento sopló sobre él y sintió que todo su cuerpo se había vuelto más liviano. Durante demasiado tiempo había sentido que la cabeza le pesaba tanto, que no podía levantarla.

Aunque solo le quedaban tres yuanes en el bolsillo, caminó dando saltitos. A medio camino, sintió que alguien lo miraba, y bajó la cabeza avergonzado.

No había nadie en el camino aledaño, pero sí había un bote en el río. Varios trabajadores estaban limpiando el limo y la basura a lo largo del río. El área donde Yan Hang había buscado el bolígrafo con él ya había sido limpiada, y el agua brillaba bajo el sol.

Chu Yi se quedó allí observando un rato, luego sacó su teléfono.

Después de dejar descansar el teléfono durante unos días, dejó de actuar por su cuenta, pero reaccionaba demasiado lento. Intentó varias veces tomarse una selfie, con los dientes apretados, pero no lo logró.

Al final, la pantalla se quedó negra e intentó presionar el botón de encendido repetidamente. Sentía que le estaba haciendo RCP.

Pero incluso cuando regresó a su casa, el teléfono no revivió.

El ambiente en su casa seguía siendo el mismo. De por sí era deprimente, pero la desaparición de su padre lo hizo aún más difícil.

De hecho, los abuelos estaban bien. Su abuela fumaba y miraba la televisión. El abuelo salía a jugar al ajedrez. Incluso hablaba con el grupo de ancianos sobre el asesinato de su yerno.

Su mamá era la principal afectada.

Antes del incidente, ella había estado buscando trabajo, pero después del incidente, su búsqueda de trabajo había cesado y todos los días se quedaba sentaba en la casa, como aturdida.

Cuando Chu Yi cruzó la puerta, su madre lo miró.

De repente se puso nervioso.

Acababa de gastar 25 yuanes para cortarse el cabello, lo cual fácilmente podía causar su furia.

—Oh, te cortaste el pelo. —Su madre abrió la boca con una mueca de desprecio—. Tienes mucho dinero.

Chu Yi no contestó, solo se sentó ante su pequeño escritorio.

—Es un perdedor, igual que su papá —dijo la abuela—. Comes y bebes, y vas a la escuela. A pesar del incidente tan grave que ocurrió a la familia, te la pasas muy bien, quitado de la pena.

Chu Yi no prestó atención a lo que decían su abuela y su madre. Abrió el cuadernito y observó las palabras que había escrito el día anterior.

Después de un rato, volvió la cabeza: —N-no haré… el examen.[1]

Su madre se quedó atónita, la abuela no pareció reaccionar en absoluto, pellizcó una semilla de melón y lo miró fijamente.

—N-no iré a la… u-universidad —dijo Chu Yi.

—Eso es muy a futuro, ¿podrías aprobar siquiera el examen? —La abuela se recuperó y continuó mordisqueando las semillas.

Su madre se levantó de un salto y corrió al escritorio en dos pasos.

Chu Yi rápidamente se inclinó sobre la mesa y se abrazó la cabeza.

La pesada palma de su madre cayó sobre él a una velocidad ocho veces mayor de la habitual, y el fuerte ruido no sonaba como palmadas.

Chu Yi apretó los dientes.

Su madre lo golpeó en la espalda, la cabeza, los hombros y los brazos, y cuando finalmente se detuvo, dijo: —¿Qué dijiste?

—N-no podré… aprobar el… examen —dijo Chu Yi—. Ya no estudiaré.

Su madre probablemente se había quedado sin fuerzas, se volvió hacia el sofá y se sentó.

Chu Yi se enderezó en la silla, y volvió a mirar el cuaderno.

Solo se oía el sonido de la televisión.

Quién sabía cuánto tiempo después, Chu Yi, abrió el cajón, sacó su teléfono nuevo escondido en el cajón y caminó hacia su madre.

Los ojos de su madre se agrandaron cuando vio el teléfono en su mano.

—Cámbiamelo —dijo Chu Yi—. U-usaré el tuyo… Tú puedes… usar este.

—¿De dónde salió? —preguntó su mamá.

Chu Yi no contestó.

—¡Er Ping se lo dio! —La abuela arrojó la cáscara de las semillas de melón—. ¿Quién más?

—¡Tirálo!— Mamá estuvo a punto de arrancárselo.

Chu Yi rápidamente retiró la mano: —Mi teléfono está… ro-roto.

Su madre lo miró con un rostro sombrío, completamente roja, como una advertencia de tifón.

—Si no lo… necesitas, yo lo usaré —dijo Chu Yi.

Su mamá siguió mirándolo.

Después de esperar un rato, Chu Yi se volvió hacia el escritorio, sacó su viejo teléfono y extrajo la tarjeta SIM y la colocó en el nuevo teléfono, luego lo encendió.

Después de que apareció la pantalla principal, volvió a guardárselo en el bolsillo y metió el teléfono viejo en el cajón. Después de todo, su padre se lo había dado.

Estaba reacio a tirarlo.

La habitación seguía en silencio, y Chu Yi no estaba de humor para sacar su teléfono para tomarse selfies.

Decir que no quería hacer el examen y luego mostrar su teléfono básicamente le había agotado toda la valentía, ahora no tenía más emociones que nerviosismo y ansiedad.

Sentía que estaba a punto de colapsar.

Se apoyó en el escritorio y cerró los ojos.

Solo volvió a escucharse ruido en la casa cuando casi era la hora de comer y su abuelo regresó de jugar al ajedrez.

—¿Cocinaste? Me muero de hambre —dijo el abuelo.

—Entonces muérete —dijo su mamá.

—Que agresiva —dijo el abuelo—. ¿Qué importa que se muera uno? Aunque es mucho problema volver a casarse, ¿es el único hombre en el mundo?

—¿Por qué no te mueres tú? —dijo la abuela.

—¡Aún es pronto! —contestó el abuelo.

Chu Yi se levantó para ir a la cocina. Abrió el refrigerador y echó un vistazo. Sacó algo de carne y verduras, así como una gran cantidad de bollos al vapor.

Coció los bollos al vapor, y mientras cortaba la carne, la mano de Yan Hang pareció balancearse ante sus ojos.

Sus dedos eran delgados y fuertes, y al manipular los ingredientes, parecían bailar. Cada pequeño movimiento lo hacía mirar fijamente y que quisiera tocarlo.

Suspiró levemente.

De repente, extrañó mucho a Yan Hang, sin saber por qué.

Ni siquiera extrañaba demasiado a su padre, aunque estaba muy enojado y preocupado por él.

Pero quería ver a Yan Hang.

Muchas veces pensaba inconscientemente en él y quería estar a su lado. Las palabras casuales de Yan Hang podían relajarlo.

Aunque en los días anteriores a la aparición de Yan Hang, solía vivir así.

Pero Yan Hang apareció y desapareció de nuevo, y todo cambió. Lo que antes era tolerable, que era capaz de soportar y reprimir, las cosas en las que nunca había pensado, se volvieron un poco más nítidas.

A lo que más le había temido era tenerlo y luego perderlo.

No sabía si era demasiado egoísta, pero quería encontrar a Yan Hang más de lo que quería encontrar a su padre.

Preparó otros dos platos al azar para la cena, y después de que la familia terminó de comer en silencio, Chu Yi salió.

Conocía a su madre. Su madre lo ignoraría después de golpearlo. Su indiferencia podía durar mucho tiempo, unos días, unos meses, incluso un año o dos no era imposible.

Suspiró levemente.

Aún era demasiado inexperto. No sabía que una vez que ocurren algunos cambios, se da una reacción en cadena. Las olas eran mucho más grandes de lo que imaginaba, y cualquier ola podría cubrirlo.

~~~

«¿1,5 metros?»

Era su altura.

Chu Yi estaba parado sobre el instrumento de medición del gimnasio de boxeo y miró los números.

¡Que deprimente!

¿Estaba tan lejos de los dos metros?

—¿Hoy vienes solo? —preguntó alguien detrás de él—. ¿No vino tu tío?

Chu Yi rápidamente bloqueó los números con las manos, luego volvió la cabeza hacia atrás y vio que era un entrenador en el gimnasio de boxeo. Había conversado animadamente con el señor Yan antes.

El señor Yan era asombroso y parecía poder charlar con cualquiera, todo el tiempo que quisiera.

—Mm —respondió Chu Yi—. Seré solo… yo a partir… de ahora.

—Muy bien. —El entrenador sonrió—. Entonces ¿quieres…?

Chu Yi sabía a qué se refería el entrenador. Podía pedirle una clase particular al entrenador del gimnasio.

Pero.

—No tengo… dinero —respondió con sinceridad.

—Oh. —El entrenador se rio—. Está bien, entonces puedes practicar solo. Si no entiendes, puedes preguntarnos.

—Gracias. —Sonrió.

El señor Yan le enseñó durante un corto período de tiempo, pero le había enseñado algunas cosas básicas y también le había explicado el objetivo general de la práctica. Solo necesitaba practicar de acuerdo con eso.

—No tiene que ser un boxeador —dijo el señor Yan—. Si practicas así durante mucho tiempo, tu velocidad de reacción y fuerza mejorarán. Cuando pelees con la gente, definitivamente te será de utilidad. Puedes ver lo rápidas que son las reacciones de Yan Hang, y él aún puede mejorar.

Chu Yi se colocó frente al saco de arena, y recordó muy en serio lo que había dicho el señor Yan y siguió cada frase.

Cuando golpeó el saco de boxeo, sintió una alegría que nunca antes había sentido.

Aunque todavía tenía lesiones en el cuerpo, ya no sentía el dolor causado por el tirón muscular, solo la energía que utilizaba para golpear, que se traslucía en el sudor y su respiración agitada.

El entrenador se le acercó dos veces, probablemente porque estaba demasiado contento y falló la postura correcta, le corrigió el ángulo de sus golpes.

Una hora después, Chu Yi se detuvo y se apoyó en el saco de arena.

Observó a dos hombres que practicaban juntos.

Comparados con Yan Hang, aún les faltaba práctica.

—Simplemente hay que limpiar y ordenar durante la noche. ¿Puedes preguntarle si puede? La señora anterior dijo que debía cocinarle a su nieto. —Una joven con uniforme del gimnasio pasó junto a él, hablando por teléfono—. Siempre es así por la noche. Es tan difícil encontrar a alguien…

Chu Yi giró la cabeza, con el corazón temblando.

Después de ver a la joven caminar a la recepción y que terminaba de hablar por teléfono, fue a lavarse la cara, se armó de valor y se acercó.

—Hola —susurró—. Quiero pre-preguntar.

—¿Qué sucede? —La joven lo miró.

—¿Están buscando a… alguien para li-limpiar por… la noche? —preguntó Chu Yi.

—Sí —dijo la joven—. De 7 a 10:30, principalmente que barra y friegue el piso. Además que se encargue de limpiar el vestuario y el baño. ¿Conoces a alguien que se interese?

—Yo —dijo Chu Yi bajito—. ¿P-puedo hacerlo?

—¿Tú? —La joven estaba atónita, se volvió para mirar a una chica mayor que estaba junto a él, luego se volvió para mirarlo—. ¿Quieres trabajar durante el verano?

—Mm. —Chu Yi asintió.

La joven probablemente nunca se había encontrado con una situación así, y estaba un poco confundida: —Pero no contratamos para trabajo de verano, y contratamos principalmente mujeres jubiladas…

—¿Qué sucede? —El entrenador se acercó a preguntar.

—Oh, queremos contratar a una mujer que limpie por la noche. —La joven señaló a Chu Yi—. Y este niño quiere hacerlo.

El entrenador miró Chu Yi con cierta sorpresa: —¿No estás aquí para entrenar?

—P-puedo hacerlo. —Chu Yi estaba un poco nervioso.

No tenía tanta confianza como Yan Hang. Él había visto todo de norte a sur, y además hablaba inglés fluido. Podía conseguir un trabajo al azar aún con su identificación de Yan Jidao. Pero él no tenía esa habilidad.

—Oye, ¿eres…? —La mujer mayor de repente lo miró—. ¿Es tu papá el de…? Cerca de mi casa…

Chu Yi sintió que su cuerpo se hundía repentinamente. El gimnasio de boxeo estaba a cuatro paradas de autobús lejos de su casa, no esperaba encontrarse allí con gente que viviera cerca.

—¿Qué? —El entrenador la miró.

—Hace un tiempo, cerca de nuestra casa… mataron a alguien… —dijo la chica vacilante.

—Yo… —Chu Yi se dio la vuelta y se dirigió hacia la puerta—. Olvídalo.

—Es muy agotador trabajar por la noche. Para limpiar el baño hay que esperar a que la gente termine de ocuparlo antes de poder entrar. Puede que termines demasiado tarde —,dijo el entrenador detrás de él—. ¿Puedes hacerlo?

Chu Yi, volvió la cabeza de repente: —Está bien.

—Contrátalo —le dijo el entrenador a la joven—. De todos modos, no hemos contratado a nadie.

—Está bien. —La joven asintió con la cabeza.

Chu Yi miró al entrenador: —¿De verdad?

—Este es nuestro jefe —dijo la joven—. Si él dice que está bien, está bien.

~~~

Yan Hang terminó con el último juego de pesas, se sentó y observó a Choi Yi balanceándose en las barras paralelas a su lado.

—Has estado hablando —dijo Choi Yi mientras se sostenía en el aire—. Con el doctor durante casi dos meses. ¿Cómo te sientes?

—¿Estás demostrando que puedes hablar sin jadear? —preguntó Yan Hang.

—Responde la pregunta.— Choi Yi saltó y se sentó a su lado.

—Estoy bien —dijo Yan Hang—. Sigo haciendo los ajustes que el médico indica y estoy tomando todos los medicamentos.

—Bueno, no puedes ir a trabajar hasta que él lo autorice —dijo Choi Yi—. Ya lo organicé en el hotel, puedes ir en cualquier momento.

—¿No es un poco inapropiado aparecer así nada más? —preguntó Yan Hang.

—¿Qué gran preparación necesita un camarero? —Choi Yi sonrió —Si eres apto, todo bien, y si no eres apto, está bien. Solo acéptalo.

—Mm. —Yan Hang se acostó de nuevo, listo para seguir practicando un rato.

De hecho, solía correr principalmente. Solo iba al gimnasio cuando su padre lo llevaba. Ahora venía con Choi Yi tres veces por semana. No sabía si era por aburrimiento o porque extrañaba a su padre.

—Te conseguí la tarjeta de la biblioteca —dijo Choi Yi—. Ve cuando quieras leer un libro.

—Gracias —dijo Yan Hang—. De verdad.

—Que educado. No sé qué contestar. —Choi Yi se rio.

Yan Hang sonrió y no dijo nada.

Al salir del gimnasio, Choi Yi no pudo contenerse y lo arrastró a comer brochetas.

—Comer tanto después de ejercitarse —dijo Yan Hang mientras comía—. ¿De qué sirvieron las dos horas anteriores?

—Es principalmente por satisfacción psicológica —dijo Choi Yi.

Cuando salió del restaurante después de comer, Yan Hang se estiró mientras esperaba que Choi Yi trajera el auto.

Estaba un poco cansado, pero de buen humor.

Una vez más, estaba emergiendo de la oscuridad, y estaba un poco emocionado.

Cuando volteó a mirar el letrero del restaurante de brochetas, de repente recordó a Chu Yi.

Recordó que después de correr, llevaban una gran bolsa de barbacoa para cenar en su casa… y Chu Yi comía bastante.

Sonrió, sacó su teléfono y tomó una foto del letrero del restaurante.

Después de pensarlo durante mucho tiempo, solo lo publicó en Weibo, pero no leyó los comentarios.

De hecho, le daba un poco de miedo ver los mensajes emotivos de “el regreso del desaparecido”, aunque fuera una broma, le entristecería.

No podría más que pensar en Chu Yi.

Las vacaciones de verano casi terminaban, «¿qué estará haciendo Chu Yi?»

«¿Liang Bing todavía lo molesta?»

«¿Sus compañeros de clase hablarán de él?»

«¿Cuál es la situación en casa?»

~~~

Cuando Chu Yi volvió a casa, todo estaba silencioso, ahora volvía tarde a diario y todos los miembros de la familia estaban durmiendo, lo que le parecía muy bien.

Se dio una ducha, se sentó ante el escritorio y abrió el pequeño cuaderno de espiral.

Había escrito varias páginas sin ningún orden. Mientras giraba lentamente las hojas, ya no supo qué quería expresar en varias, pero con otras, aún recordaba su estado de ánimo en ese momento.

[Un niño que trabaja]

[Las duchas de mujeres están mucho más limpias que las de los hombres.]

[Me duelen mucho los hombros]

[La pierna me duele, no hago la patada lateral con suficiente fuerza.]

[Yan Hang Yan Hang Yan Hang Yan Hang]

[Voy a ser rico]

[¿¿¿¿¿166.5? ? ? ? ? ¿¿¿Chu Yi está dando el estirón? ? ? ?]

[La escuela está a punto de comenzar, no hice nada de tarea.]

[Yan Hang Yan Hang Yan Yan Yan Jidao]

Recogí una piedra moteada hoy.]

¡¡¡Hay un nido de avispas sobre el hueco del árbol! ! !]

No sabía cuándo surgió ese nido de avispas. No lo había visto la semana pasada. Cuando fue el día anterior, escuchó los zumbidos.

Suspiró y sacó su bolígrafo.

[Ayer soñé con Yan Hang]

Después de escribir esa frase, dejó el bolígrafo, un poco avergonzado, se apoyó en el escritorio y sacó su teléfono.

Hice clic dos veces. Quería abrir un juego para jugar, pero cuando lo vio, descubrió que había abierto WeChat.

Yan Hang permanecía en silencio y desaparecido.

El cuadro de diálogo todavía contenía las fotos de su nuevo estilo de cabello, que le mandó el mes pasado.

Tardó dos horas en tomarse una selfie y finalmente su teléfono se quedó sin batería antes que pudiera elegir una.

Después de enviársela a Yan Hang, esperó durante mucho tiempo. Abría la aplicación constantemente, por temor a no escuchar el mensaje, pero Yan Hang nunca respondió.

Lo único que le aliviaba era que Yan Hang no lo había bloqueado ni lo eliminó.

Después de mirar el usuario de Yan Hang durante un rato, abrió Weibo nuevamente.

El sistema le sugería forzosamente algunas otras cuentas, y las borró persistentemente una por una, dejando solo Xingtian Xiao Gege.

Cuando estaba a punto de salir de la aplicación, volvió a mirar el “XingTian”.

Y entonces aferró el teléfono y se puso de pie abruptamente.

Los latidos de su corazón eran tan violentos que si no fuera porque tenía la garganta cerrada, el corazón le habría saltado hasta el cielo, y habría colapsado.

¡El contenido más reciente de Xing Tian había cambiado!

¡Xingtian actualizó su Weibo!

Mientras pronunciaba “Xing Tian”, sus manos temblaban como si se hubiera electrocutado.

No había WIFI en su casa y la velocidad de conexión no era muy buena. Después de ingresar al Weibo de Xing Tian, la pantalla estaba en blanco porque el contenido no se había descargado.

Aferró su teléfono y corrió a la cocina, se subió a la encimera y sacó la mitad del cuerpo por la ventana, y finalmente el contenido se descargó.

Ni una palabra.

Pero la sola imagen le dio ganas de gritar.

La foto era un letrero de un restaurante de barbacoa, con cuatro palabras, [Barbacoa Xiao Li.]

«¡Barbacoa Xiao Li!»

Se estremeció y amplió la foto, mirándola centímetro a centímetro, tratando de encontrar algo relacionado con Yan Hang.

Pero no consiguió nada.

La foto era muy nítida, pero era solo un letrero. Si fuera la foto de un escaparate, al menos podría distinguir la sombra de Yan Hang en el cristal, pero solo era un letrero.

Se sentó en cuclillas sobre la encimera y miró la foto en distintos ángulos, varias veces.

La foto había sido publicada la semana pasada y Chu Yi se sintió un poco desanimado. ¡Habían pasado varios días antes de que él la viera!

¡Había cientos de comentarios a continuación!

¡Las chicas tenían demasiado tiempo libre!

Chu Yi abrió la sección de comentarios y los miró cuidadosamente uno por uno.

Tras ver hasta el último, se dio cuenta de que nadie sabía dónde estaba.

Barbacoa Xiao Li.

Ese nombre de restaurante era extremadamente común, seguramente cada ciudad tenía más de uno, incluso si se llamaba Barbacoa Xiao Chu…

~~~

[1] Gaokao: o 考 (kao) es el examen con el que el sistema educativo chino decide quién logra un cupo para ir a la universidad. Es un examen para el que los jóvenes se preparan durante años, estudiando en promedio 12 horas al día. Se considera como el único medio por el que alguien de bajos recursos puede tener un futuro mejor. La prueba incluye preguntas de chino, matemáticas y un idioma extranjero. Además, el candidato elige otros temas como historia, política, geografía, biología, física o química. Según la región, el examen puede durar entre 2 y 4 días.

Hay una gran presión social alrededor de este examen. No conseguir los resultados deseados, o inferiores a los de los compañeros de clases es casi una deshonra. De ahí que Chu Yi no desee someterse a esa presión, sabiendo que no es buen estudiante y su familia solo le causaría más estrés.


Anterior ll Índice II Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s