Moneda de la Suerte 31

Chu Yi jugueteó con un cachorro a través del escaparate de la tienda de mascotas durante cinco minutos, antes de seguir adelante.

Había muchos restaurantes en esa calle, grandes y pequeños, de todos los estilos. Toda la calle era muy concurrida.

Mientras caminaba, por hábito Chu Yi se pegó al costado de la acera. Sin Yan Hang, nadie lo alejaba de la pared. Solo podía prestar atención él mismo.

De hecho, no lo había hecho en mucho tiempo. Ahora tal vez fuera por el nuevo entorno. Incluso si había visto ese lugar innumerables veces en el mapa, sabía que era un lugar en el que nunca había estado. Poseía un ambiente completamente diferente de su entorno de vida anterior.

Era mucho más próspero aquí que en su vecindario; las tiendas de ambos lados tenían un estilo muy occidental. Y las personas que iban y venían lucían muy a la moda. Por supuesto, en toda su vida, el camino que más frecuentaba era de su casa a la escuela. No sabía si otros lugares tenían estilo extranjero o rústico.

De todos modos, él mismo era bastante rústico.

Especialmente en comparación con Yan Hang, obviamente.

Chu Yi tenía muchas cosas girando en su mente, algunas se le ocurrían involuntariamente y otras deliberadamente. No se atrevía a dejar ociosa la mente, tenía que pensar en algo.

Porque tras caminar otros 30 metros, llegaría a la barbacoa Xiao Li.

Ahora él y Xiao Li estaban separados por tres tiendas de ropa, una tienda de té con leche, una panadería y… ya no recordaba.

«¿Todavía quedan veinte metros?»

«¿Diez metros?»

Cuando la fachada roja de la Barbacoa Xiao Li apareció de repente frente a él, se sorprendió.

«¿Por qué apareció allí?»

Bajó la cabeza rápidamente y se ocultó detrás de un árbol.

Después de completar ese hábil movimiento, miró el tronco frente a él, sintiéndose un poco confundido.

Afortunadamente, el cielo estaba oscureciendo y nadie debería notarlo.

Así que salió de detrás del árbol nuevamente, se paró a un lado y miró al interior del restaurante.

El negocio estaba boyante y casi todas las mesas estaban ocupadas.

Para confirmar, Chu YI levantó la cabeza y volvió a mirar las palabras en el letrero.

«Sí, es aquí.»

Su corazón latió rápidamente.

Cuando volvió a mirar en el restaurante, inconscientemente comenzó a buscar.

Observó a la gente en cada mesa dos veces antes de soltar un suspiro de alivio.

Yan Hang no estaba dentro.

Se desvió unos pasos a un lado y levantó la vista.

Allí era. Cuando Yan Hang tomó esa foto, fue desde ese ángulo.

Era cerca de la puerta. Después de comer, debió salir y sacar su teléfono, o tal vez lo había tenido en la mano todo el tiempo, luego lo levantó el teléfono y tomó la foto.

Chu Yi sacó una foto del letrero.

Era muy similar a la de Yan Hang. Sonrió.

—Hermanito, ¿quieres barbacoa? —preguntó alguien cercano.

Chu Yi se sobresaltó y rápidamente levantó la cabeza y echó un vistazo: un hombre estaba parado frente a él, llevaba puesto un delantal con las palabras “Barbacoa Xiao Li” impresas.

—… No. —Chu Yi se sintió un poco avergonzado—. Yo no, no…

—¿Solo vas a tomar fotos en lugar de comer? —El hombre lo escrutó.

—Espero… a alguien —dijo Chu Yi—. Tome una foto… para enviarla con… la di-dirección.

—¿No puedes simplemente compartir tu ubicación directamente? —El hombre sonrió—. ¿Los jóvenes ni siquiera saben eso?

—Me estoy… acostumbrando —dijo Chu Yi—. Todavía no… me adapto.

El hombre sonrió y entró en la tienda: —Entra primero y siéntate a esperar. En un rato, las mesas estará todas ocupadas.

Solo tuvo un momento de vacilación.

Chu Yi entró a la tienda con él, encontró una mesa pequeña y se sentó.

Era hora de cenar y aunque comer barbacoa era un poco caro para él, no la comía todos los días, solo esta ocasión.

Al hacer el pedido, el hombre preguntó: —¿No estás esperando a tus amigos?

—No pudieron… venir —contestó Chu Yi.

El hombre lo miró dos veces, y suspiró con una expresión de entendimiento: —Actualmente no es tan fácil cortejar a las chicas.

—… Ah. —Chu Yi no sabía cómo responder, así que asintió con la cabeza en acuerdo.

—Está bien. —El hombre seguía con su tono comprensivo—. No te rindas, vuelve a intentarlo.

—Bien. —Chu Yi continuó asintiendo.

En teoría, cualquier barbacoa debería saber igual.

Pero tal vez porque era la barbacoa que había comido Yan Hang, a Chu Yi le pareció que la barbacoa de ese restaurante era particularmente deliciosa.

Tal vez porque era la única persona comiendo solo, el dueño se compadeció de él e incluso vino a sentarse con él un rato y quiso darle una cerveza.

Chu Yi se conmovió, pero se rehusó. Al marcharse después de comer, el dueño le gritó: —Vuelve pronto, hermanito.

«Vendré de nuevo. Vendré de nuevo mañana.»

Chu Yi quería aguardar fuera del restaurante. A Yan Hang le gustaba salir a cenar y tal vez apareciera por allí, pero aún no había conseguido la ropa de cama. Si no la compraba ahora, tendría que dormir en la cama desnuda por la noche.

Solo podía regresar.

Pero no tenía prisa. Desde el día en que Yan Hang se fue hasta el presente, había pasado un año y había estado muy decidido pero calmado en encontrar a Yan Hang.

Chu Yi se subió al autobús y observó el cielo oscuro y las luces encendidas fuera de la ventana.

No había pensado en qué hacer cuando encontrara a Yan Hang. Su único pensamiento era encontrar a Yan Hang.

Al igual que aquellos que albergaban un amor secreto, se dejaban llevar por el proceso.

Una vez que fuera momento de la confrontación, era posible que no supiera qué hacer.

«… ¿Qué amor secreto?»

Había un pequeño supermercado enfrente de la entrada de la escuela. Chu Yi estaba un poco preocupado de no poder comprar la ropa de cama. Así que en cuanto se bajó del autobús, avanzó por la calle.

Sin contar los supermercados, incluso las tiendas pequeñas tenían letreros afuera, que ofrecían toda clase de cosas para los estudiantes a diversos precios.

Además de todo tipo de ropa de cama, había incluso pasta y cepillo de dientes, toallas, tinajas y baldes.

Eligió el juego más barato y se lo llevó al dormitorio.

Su dormitorio era de ocho personas, pero solo habían llegado cinco. Dio un suspiro de alivio cuando vio que el marcador que puso sobre la cama todavía estaba en su lugar. No quería usar el método rudo de Zhang Qiang de luchar.

Después de todo, los compañeros de dormitorio debían permanecer juntos durante mucho tiempo.

Cuando Chu Yi llegó, los pocos compañeros de cuarto que estaban charlando se detuvieron y lo miraron.

Ese tipo de escena lo puso muy nervioso, dejó las cosas sobre su escritorio y se quedó un rato en silencio antes de decir: —Mi nombre es Chu-Chu Yi.

—Hu Biao. —Un chico moreno gordo asintió con la cabeza.

El otro chico que estaba apoyado en la litera inferior no habló y se quedó mirando su teléfono.

—Ese es Su Bin. —Hu Biao ayudó a presentarlo, luego se volvió para mirar a Li Ziqiang y Zhang Qiang—. ¿Ya lo conocen?

—Ya nos… conocemos —dijo Chu Yi.

Aunque estaban hablando antes, parecía que el ambiente no era amigable. Desde el momento que entró, nadie habló más.

Chu Yi acomodó las cosas que acababa de comprar y dejó la tinaja y balde junto a su gabinete. Cuando agarró la ropa de cama y se preparó para subir a la cama superior, Su Bin lo miró: —¿Eres tartamudo?

Esa pregunta hizo que Chu Yi se sintiera un poco avergonzado y repentinamente frustrado.

Siempre creyó que mientras cambiara a un nuevo entorno, todo quedaría atrás, pero había olvidado que había algunas cosas de las que no podía deshacerse.

—Sí —respondió y se subió a la litera superior.

—Esta es la primera vez que veo a un tartamudo en carne y hueso —dijo Su Bin nuevamente—. No nos infectes.

Chu Yi se quedó atónito, mientras sostenía la base de la cama.

Ese sentimiento de inferioridad, vergüenza o enfado era muy incómodo. Su idea de ser paciente y llevarse bien con sus compañeros desapareció instantáneamente.

—Entonces… tenemos algo en c-común —dijo—. También… es la p-primera vez que veo… a un estúpido… en c-carne y hueso.

—Joder. —Su Bin saltó de la cama—. No escuché claramente, repítelo.

—Dijo que eres un estúpido —Li Ziqiang también saltó de la litera superior y caminó hacia Su Bin—. ¿Escuchaste claramente?

Li Ziqiang era muy alto y fuerte, se detuvo frente a Su Bin y lo arrinconó.

Su Bin probablemente intimidaba a la gente solo con palabras. Cuando Li Ziqiang se quedó esperando a que dijera la siguiente oración, él se dio la vuelta en silencio, tomó su cepillo de dientes y la toalla y se dirigió al baño y cerró la puerta.

—La armonía es indispensable. —Li Ziqiang dio unas palmaditas en el borde de la cama de Chu Yi, luego se dio la vuelta y volvió a subir a la litera superior.

—Qiang Ge tiene razón. Lo mejor es que todos en el dormitorio sean amistosos y unidos —dijo Hu Biao.

Li Ziqiang y Zhang Qiang lo miraron.

—¿Quién de ustedes es mayor? —preguntó Hu Biao.

Los dos tenían la misma edad y Li Ziqiang era mayor por tres meses.

—Qiang Da Ge tiene razón. Lo mejor es que todos en el dormitorio sean amistosos —repitió Hu Biao—. Debemos ser unidos.

—Tienes buena memoria —dijo Zhang Qiang—. No está nada mal.

—Qiang Xiao Ge, tú tienes buena memoria —dijo Hu Biao—. De todos modos, puedes escucharlo dos veces.

Todos se rieron.

Li Ziqiang se estiró antes de acostarse: —Casi todos llegarán mañana. No sé cómo son las otras tres personas.

—¿Parece que son nativos de aquí? —dijo Zhang Qiang.

—¿Para qué vivirían los nativos en la escuela? —preguntó Li Ziqiang.

—Quizá viven muy lejos —dijo Hu Biao—. Además, hay mucha libertad viviendo en el campus. Los padres ya no pueden controlarte.

«Los padres ya no pueden controlarte.»

Chu Yi tendió su cama y se acostó, mirando al techo.

A sus padres no les importaba.

Salió de su casa a las seis de la mañana, y ya eran casi las diez de la noche. Incluso el entrenador He y Xiao Lin le habían preguntado cómo estaba, pero nunca recibió una llamada de su casa.

Se dio la vuelta para mirar hacia la pared, aunque había esperado que fuera así, se sentía un poco triste.

Era la primera vez que iba a la escuela en una ciudad desconocida, y la actitud de su familia lo hacía sentir como si no existiera en absoluto.

Su pasado estaba vacío.

No tenía familia, ni amigos, solo a Yan Hang, pero aún no sabía qué sucedería.

Chu Yi de repente sintió los ojos ardientes y un picor en la nariz.

Rápidamente se pellizcó la nariz y se la frotó.

Su Bin se quedó en el baño durante mucho tiempo. Zhang Qiang tenía urgencia de orinar, así que pateó la puerta dos veces antes de que Su Bin saliera finalmente.

—¿Tienes estreñimiento? —dijo Zhang Qiang.

Su Bin bufó y volvió a su cama para acostarse.

A excepción de él, todos los demás usaron el baño muy rápido y solo tardaron unos minutos en bañarse. Chu Yi se emocionó mucho. En su casa, sus abuelos entraban a usar el inodoro mientras él se bañaba, así que se veía obligado a ir a un baño público.

Después de lavarse, se recostó en la cama y sacó su teléfono.

Echó un vistazo a la fotografía de la Barbacoa Xiao Li que tomó hoy y la comparó con la de Yan Hang. El ángulo era casi exactamente el mismo. Estaba muy satisfecho y envió la foto a sus Momentos.

Pero era una imagen privada.

[Encontré la misma Barbacoa que Xiao Tian Gege]

Faltaban dos días para el entrenamiento militar, y por la mañana todos sus compañeros de dormitorio se quedaron en cama.

Chu Yi fue el primero en levantarse y asearse. Estaría ocupado todo el día. Se familiarizaría con la escuela por la mañana y recorrería el vecindario. Después del almuerzo, saldría a buscar dónde trabajar.

Después de que compró el boleto de tren y pagó los artículos de necesidades básicas, no le quedaba mucho efectivo, pero gracias al dinero del entrenador He, todavía tenía tiempo para encontrar trabajo.

Para cenar, planeaba ir a un restaurante de comida rápida frente a la Barbacoa Xiao Li. Cuando miró el mapa antes, descubrió que el restaurante de comida rápida era muy barato y el letrero en la puerta decía 13 yuanes por estofado de cerdo con arroz.

No sabía si ahora ya sería más costoso.

Después de comer, planeaba encontrar un lugar al otro lado de la calle para aguardar y ver si podía encontrarse con Yan Hang.

—¿A dónde vas? —preguntó Li Ziqiang, acostado en la litera superior.

—A dar la vuelta —dijo Chu Yi.

—¿A dónde? —preguntó Li Ziqiang de nuevo.

—… Afuera —respondió Chu Yi.

—Oh. —Li Ziqiang asintió, luego se recostó.

—Esta conversación entre ustedes dos es realmente absurda. —Hu Biao llevaba un largo rato acostado con los brazos detrás de la cabeza.

—¿Volverás al mediodía? —preguntó Li Ziqiang nuevamente después de pensarlo.

—No —dijo Chu Yi.

—¿Y en la tarde? —continuó preguntando Li Ziqiang.

—¿Qué p-pasa? —Chu Yi perdió la paciencia.

—Reunámonos para comer —dijo Li Ziqiang—. Seremos hermanos a partir de ahora, ¿no podemos salir a beber y comer?

—Oh. —Chu Yi estaba atónito, básicamente nunca había tenido la oportunidad de llevarse bien con sus compañeros de clase, y no sabía si este era un procedimiento necesario—. Entonces…

—Esperemos a que lleguen todos —dijo Zhang Qiang—. Ahora solo somos cinco personas, no es interesante.

—Qiang Xiao Ge tiene razón. —Hu Biao asintió.

—Cuatro. —Li Ziqiang miró a Su Bin que estaba jugando en su teléfono móvil.

—Entonces me… voy —dijo Chu Yi.

—Vuelve con cuidado. —Li Ziqiang bostezó.

Chu Yi estaba de buen humor.

A excepción de Su Bin, sus compañeros de dormitorio no eran tan difíciles de tratar como parecían al principio.

La escuela era muy grande y había muchos árboles.

Había varios cursos.

También había una gran cochera para los estudiantes de reparación de automóviles, con algunos autos averiados.

El clima de hoy también era bueno y el aire estaba un poco más húmedo que en su casa.

Exhaló e inhaló.

«El mar ~~~ ah el mar ~~~ es donde vivo ~~~»

De verdad era rústico. La única canción sobre el mar que se le venía a la mente a Chu Yi era la que su abuela siempre cantaba…

Se había levantado tarde, así que la mañana acabó pronto mientras miraba los alrededores.

Encontró casualmente un pequeño restaurante, donde comió un plato de fideos, y luego por la tarde comenzó su plan de búsqueda de trabajo.

Los trabajos no ern tan fáciles de encontrar. Sabía muy bien que, sobre todo para él, no tenía experiencia y como estudiante, solo podía trabajar a tiempo parcial, además que se le dificultaba hablar. No debía haber nadie que lo necesitara si no podía comunicarse con los demás.

Durante toda la tarde preguntó en todas las tiendas alrededor de la escuela que estaban reclutando trabajadores, y luego abordó el autobús hasta la Barbacoa Xiao Li, y luego buscó en los alrededores.

Al final, solo encontró un trabajo para distribuir folletos.

Sin embargo, la ubicación era muy buena. Podía entregarlos parado en la entrada del supermercado frente a la Barbacoa Xiao Li. Le pagarían diariamente, pero como comenzó en la tarde, solo le contarían medio día.

A Chu Yi le pareció una buena oferta, podía ganar algo de dinero mientras esperaba a Yan Hang.

Una chica y él llegaron a la puerta del supermercado con una gran bolsa de folletos y cada uno estaba encargado de un lado.

Ese trabajo era muy fácil para Chu Yi. Era mejor si la gente aceptaba los folletos, pero no importaba si no. No le afectaba cuando ponían los ojos en blanco.

Cuando oscureció, no sabía cuántos folletos había distribuido, pero todavía le quedaban en la mano. Mientras miraba la Barbacoa Xiao Li al otro lado de la calle, entregó los folletos a las personas que pasaban junto a él.

La Barbacoa Xiao Li estaba realmente concurrida. Después del anochecer, entró mucha gente a ocupar las mesas.

El dueño estaba felizmente ocupado.

No sabía si Yan Hang vendría hoy a comer barbacoa. Si llegaría a cenar ahora, o a buscar un bocadillo más tarde, si vendría solo o con sus amigos.

«Con sus amigos.»

De repente, Chu Yi tuvo una sensación de pérdida.

«¿Amigos?»

Yan Hang dijo que no tenía amigos, pero la gente común no iba sola a comer barbacoa.

Yan Hang solía comer barbacoa con el tío Yan… ¿Y ahora?

¿La compraba y se la comía solo?

No parecía del estilo de Yan Hang, entonces, ¿con quién comía?

«Sí.»

«¿Por qué vino Yan Hang aquí?»

«¿Es porque conoces gente aquí?»

«O… ¿Yan Hang todavía está aquí?»

Chu Yi levantó la cabeza y sintió pánico en su corazón.

Las manos le temblaban mientras le entregaba los folletos a la gente cercana.

—Ya salí. —El hombre a su lado aceptó el folleto y siguió hablando por teléfono mientras lo leía—. ¿No puedes comer nada más? ¿Tienes que comer lasaña?

Chu Yi se congeló de repente.

No podía respirar, los latidos de su corazón estaban completamente descompasados y su cabeza resonaba tan fuerte que no podía moverse. No podía mover la cabeza, no podía mover los hombros, ni podía levantar los brazos.

Solo podía mover los globos oculares.

Siguió la voz y miró.

Vio la mano que sostenía el folleto.

Los dedos eran delgados y ligeramente alargados, y las articulaciones eran protuberantes pero no feas.

«Qué mano tan hermosa.»

En este mundo, al menos en su mundo, solo existía una persona con una mano tan hermosa.

Esa voz, esa mano.

«Yan Hang

—Bueno, lo compraré después. —Yan Hang no lo notó, todavía miraba el folleto en su mano—. Mm, ¿té con leche? No lo bebo. Si quieres beberlo, te lo llevaré… mm, arroz horneado…

«Arroz horneado

«El arroz horneado hecho por Yan Hang es muy delicioso.»

«¿Para quién va a cocinar Yan Hang?»

«¿Con quién vivía?»

«¿Un nuevo amigo? ¿O un viejo amigo?»

No sabía por qué, Chu Yi de repente se sintió muy deprimido.

~~~

[Encuentre un maestro de inglés personalizado para su hijo.]

Yan Hang dobló el folleto y se lo metió en el bolsillo, preparándose para tirarlo más tarde.

Cuando se dio la vuelta y estaba a punto de ir a la tienda de té con leche para llevarle a Choi Yi una taza de té con leche, de repente descubrió que la persona que le entregó el folleto todavía estaba a su lado.

Inmóvil.

Si distribuía folletos así, terminaría con la pila en su mano hasta la medianoche.

Yan Hang se acercó a la tienda de té con leche.

A mitad de la calle, frunció el ceño y miró hacia atrás.

La persona que acababa de darle el folleto…

Solo miró casualmente, apenas fijándose en la cara, pero le pareció que lucía como Chu Yi.

Pero después de pensarlo, se le ocurrió que se equivocaba.

¿Cómo sería posible que Chu Yi fuera allí a distribuir folletos? Y esa persona… lo miró y seguía parado allí, con la cabeza gacha.

Yan Hang sintió que le pasaba algo.

Sin importar cómo lo mirara, le parecía que ese hombre era Chu Yi. Ni siquiera veía su rostro, pero aún así percibía que era muy similar.

Sonó un claxon a su lado, y Yan Hang recuperó los sentidos; estaba parado en medio de la calle.

Después de dudar, se volvió hacia la puerta del supermercado y se acercó.

Obviamente, sabía que este no podía ser Chu Yi. Era imposible que Chu Yi estuviera allí, y era aún más imposible que fuera allí a distribuir folletos, y aún más improbable era… esta persona era mucho más alta que Chu Yi, ¿cómo podía medir 1,73 metros?… Pero aun así quería ir a echar otro vistazo.

Cuando estaba a punto de cruzar la acera, el hombre de repente se dio la vuelta y se alejó en la dirección opuesta.

Yan Hang estaba atónito.

El hombre caminaba apresuradamente, a grandes zancadas.

Pero no debía irse. Después de verlo caminar, Yan Hang casi no creyó lo que veía. ¡La forma de caminar era casi exactamente la misma que la de Chu Yi!

Sin siquiera pensarlo, avanzó a toda velocidad y gritó a la espalda del hombre: —¡Chu Yi!

El hombre hizo una pausa y no miró hacia atrás.

Pero después de un segundo, estiró las piernas y echó a correr.

Yan Hang se sorprendió tanto de que corriera, que se distanció veinte metros antes de recordar perseguirlo.

«Es Chu Yi.»

«¡Es Chu Yi!»

Después de correr con Chu Yi todos los días, estaba muy familiarizado con cómo corría ese niño.

Yan Hang llevaba una bolsa de ingredientes que acababa de comprar. Después de unos pocos pasos de persecución, sintió que era demasiado inconveniente y sencillamente arrojó la bolsa a una jardinera cercana.

—¡Chu Yi! —gritó de nuevo mientras corría.

Chu Yi, que corría con los folletos aún en la mano, también los tiró a un lado y movió los brazos y corrió como si lo persiguiera para matarlo.

«¡Loco!»

Yan Hang se quedó sin palabras.

No quería seguir gritando en la calle, así que solo pudo apretar los dientes y acelerar el paso, pero lo que usaba hoy no era un par de zapatillas para correr, sino un par de jodidos zapatos casuales.

No había visto a Chu Yi en un año, pero ese niño corría como una ráfaga de viento. La clave era que llevaba zapatillas para correr. Yan Hang incluso notó por el círculo verde de la parte superior que este era el par de zapatos que él le dio.

«¿Chu Yi está aquí?»

«¿Incluso repartiendo volantes?»

«¿Ha crecido tanto?»

«¿Ha cambiado tanto?»

«En realidad… ¡corre tan rápido!»

Yan Hang siempre había tenido bastante confianza en su velocidad y su aceleración. Aunque Chu Yi corría como si volara, si hubiera traído zapatillas para correr, lo habría alcanzado enseguida.

¡Pero no traía zapatilla para correr!

—Joder. —Yan Hang sacó la navaja plegable de su bolsillo y la lanzó al hombro de Chu Yi.

La navaja alcanzó a Chu Yi en el omóplato.

No afectó su velocidad, pero lo sorprendió.

Yan Hang lo vio sobresaltarse y giró la cabeza, mientras se tocaba la espalda.

—¡Detente! —rugió Yan Hang.

Aprovechando el momento de aturdimiento de Chu Yi, finalmente aceleró y levantó el pie para patear a Chu Yi en el trasero: —¿Quién te dijo que corrieras, joder?

Chu Yi se tambaleó y chocó contra un árbol al costado de la calle.

Yan Hang se acercó y lo agarró del brazo.

Pero de repente ocurrió algo inesperado.

Chu Yi torció el brazo y se soltó de su mano.

Esa fuerza y habilidad lo sorprendieron.

Por un momento, se preguntó si en realidad había reconocido a la persona equivocada.

Chu Yi se dio la vuelta y quiso correr, pero Yan Hang rápidamente lo sujetó por la muñeca y le retorció el brazo detrás de la espalda, apoyándolo contra el árbol.

—Habla. —Lo sostuvo por la espalda.

—¿Qué digo? —La voz de Chu Yi sonó muy bajita.

Yan Hang miró fijamente su perfil: —Realmente eres tú…


Anterior ¦ Índice ¦ Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s